UNaF: Declaran estado de alerta y asamblea permanente, ante graves hechos de violencia

Compartir

Este domingo 29, en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCEF), miembros de la Asamblea Universitaria, representantes de los docentes, estudiantes, no docentes, graduados, y los gremios ATUNF, FATUN, CONTUA, ADUFOR, ATE-Formosa y estudiantiles, se reunieron para manifestar el estado de indefensión en el que se encuentra la comunidad universitaria ante los graves hechos de violencia simbólica y física, persecución ideológica y amedrentamiento laboral.

Según denunciaron, esto se materializa con los graves hechos violentos de público conocimiento que perpetran el rector de la UNaF, Augusto César Parmetler, y su grupo de funcionarios y empleados adeptos, “hasta el límite de la irracionalidad y de un modo desmesurado, perverso e incomprensible”. 

“Más incomprensible aun cuando se escuchó por medios de comunicación al rector Parmetler minimizar la gravedad de las agresiones brutales sobre empleados docentes y no docentes, haciendo aparecer como víctimas a los victimarios”, condenaron de manera categórica, al igual que las numerosas publicaciones en diarios y páginas web a través de espacios pagos y/o solicitadas, tergiversando la información y desinformando a la sociedad.

En ese sentido, recuerdan que el pasado martes 24 de agosto, al realizarse los comicios docentes, las autoridades electorales no pudieron constituir las mesas de votación del claustro docente, a raíz del accionar delictivo de un grupo violento comandado por Rafael Olmedo y sus familiares, en presencia de otros funcionarios de Parmetler, ante la mirada pasiva del decano de la Facultad de Humanidades José Luis Guillen.

Hechos violentos

Para fundamentar lo expuesto, realizaron un resumen de los hechos de violencia que vinieron produciéndose desde el 2020, agudizándose al llegar al proceso electoral de este año, lo que incluyó los destrozos de las oficinas del Vicerrectorado y un domicilio particular, además de las agresiones físicas y verbales a profesores y estudiantes en las elecciones docentes.

Se realizaron las denuncias correspondientes, adjuntando documental y hasta el momento Parmetler no sólo impide el tratamiento de esta denuncia en el plenario, sino que tampoco se expresó sobre estos hechos violentos.

También aludieron al vaciamiento económico de las arcas de la Universidad, con el balance 2019 sin respaldo documental suficientemente confiable ni información sobre los fondos fiduciarios. Tampoco fue posible determinar con exactitud los fondos y valores declarados, ni fueron categorizados los juicios, según lo previsto por el manual de cierre de ejercicio de la Contaduría General de la Nación.  

En materia económico-financiera, no se suministró la información suficiente, solicitada reiteradamente para cumplir con el mandato estatutario del Consejo Superior que establece la responsabilidad de contralor. Esto incluye la falta presentación de los estados de ejecución presupuestaria durante  2020 y 2021, que fueran requeridos reiteradamente.

Sólo una sesión del HCS

Luego, el 14 de abril, se realizó la primera y única sesión ordinaria del Consejo Superior durante lo que va del año, donde se presentó a una pretendida consiliaria representante del Consejo de la Comunidad electa sin informar el procedimiento realizado.

La mayoría de consiliarios solicitó el llamado a sesionar en cumplimiento del Reglamento Interno del Consejo Superior y del Estatuto Universitario con pedidos formales realizados por correo electrónico y por nota presentada por Mesa de Entradas con fechas: 13 de mayo, 18 de mayo, 20 de mayo, 21 de mayo, 22 de mayo y 24 de mayo sin lograr su cometido; violentando con su falta de respuesta toda norma establecida.

Los pedidos de sesionar se reiteraron en las fechas12 de julio, 26 de julio, 3 de agosto, 7 agosto y 9 de agosto, sin lograr que se dicte la resolución de convocatoria, violando expresamente la norma vigente.

Remarcaron que hasta el día de la fecha se han dictado 766 Resoluciones Rectorales sin publicidad alguna, “conformando esto una gravísima irregularidad por cuanto estamos en ausencia de un derecho básico de la democracia universitaria cual es la publicidad de los actos de Gobierno”.

Desmanejos e incumplimientos

“Todos estos hechos graves demuestran el desmanejo y el sistemático incumplimiento de los deberes y obligaciones institucionales del rector Parmetler, que repercuten en la institucionalidad y el Gobierno universitario, violentan los principios y objetivos de la Universidad Nacional de Formosa, explícitamente consignados en el Título I del Estatuto Universitario”, repudiaron.

Sumado a todos esos incumplimientos, “se sufre la persecución ideológica a docentes y despidos por cuestiones políticas, no llamar a paritarias, desconocer el convenio colectivo de trabajo, rechazar la capacitación gratuita establecida por la Secretaría de Políticas Universitarias, impedir la implementación de la carrera docente, mediante los concursos y conforme convenio colectivo de trabajo del sector; someter a los docentes a precarización laboral exigiéndoles que laboren gratuitamente”.

Por ello, los firmantes del manifiesto, entre los que se encuentran integrantes titulares y suplentes, consejeros directivos, consiliarios superiores, en ejercicio actual, y electos para el próximo período 2021-2024; docentes, no docentes, estudiantes y graduados de la UNaF resuelven declarar el estado de alerta y asamblea permanente de la comunidad universitaria, hasta tanto el rector Parmetler cese y haga cesar las violaciones sistemáticas a los derechos humanos básicos.

Además declaran el estado de indefensión de los integrantes de la comunidad universitaria, ante el accionar de los grupos violentos del rector Parmetler, que “constituyen una amenaza cierta sobre la integridad física y psicológica de las personas; siendo además un obstáculo para ejercer el derecho al trabajo en la Universidad Nacional de Formosa”.

Proclaman la imposibilidad de concurrencia al lugar de trabajo en las instalaciones del campus universitario y del Rectorado, “toda vez que no existen garantías suficientes para preservar la vida de los trabajadores, estudiantes y graduados”.

Finalmente, hacen responsable absoluto al rector Parmetler de los eventuales hechos de violencia psicológica y física por parte de los funcionarios y empleados que actúan bajo su mando, tanto como la que ejerza la seguridad privada por él contratada y la que desplieguen los integrantes de Línea Azul.

Y comunicaron que visibilizarán ante las autoridades que correspondan toda la grave crisis institucional y el estado de indefensión en la cual se encuentran quienes trabajan y asisten a la UNaF, informando el manifiesto a la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el Ministerio de Educación de la Nación, las centrales sindicales, las federaciones gremiales universitarias, los medios de comunicación social y las Universidades de la región.