Compartir

Un nuevo operativo del programa provincial de Libreta de Salud escolar fue realizado en el Jardín de Infantes 8 de la localidad de Colonia Pastoril. Allí, los jardineritos fueron beneficiados con múltiples evaluaciones que abarcaron desde mediciones antropométricas hasta chequeos de vista y oído.

Además, desde el equipo de salud brindaron a los papis consejos importantes para fortalecer el cuidado de la salud de los más chiquitos de la casa.

Completas evaluaciones nutricionales con medición de peso, estatura y talla; control de la tensión arterial, frecuencia cardíaca y pulsaciones, pruebas para determinar la agudeza visual y auditiva, parámetros de la motricidad y exámenes bucodentales fueron solo algunos de los tantos chequeos puntuales que recibió cada uno de los jardineritos.

Por su parte, la aplicación de las vacunas que contempla el calendario vigente también formó parte de esta actividad. “Previamente fueron revisados sus carnecitos de vacunación para ver cuáles estaban pendientes y actualizarse los esquemas”, comentaron los vacunadores.

Se aprovechó para reiterar a los padres que al ingreso escolar (5- 6 años) le corresponden las vacunas contra la poliomielitis, además de la Triple Viral que previene el sarampión, rubeola y paperas; y la Triple Bacteriana Celular que protege contra la tos convulsa, tétanos y difteria. Todas disponibles de forma gratuita en cualquier vacunatorio de centros de salud y hospitales de la provincia.

Las familias se informaron paralelamente sobre hábitos sanos que benefician al mejor desarrollo físico y psicoemocional del niño. Entre ellos se charló sobre alimentación saludable y la necesidad de las cuatro comidas fundamentales del día (desayuno, almuerzo, merienda y cena), práctica de actividad física y los daños que ocasiona el sedentarismo, pautas de higiene y aseo,  y la importancia de evitar accidentes domésticos “basándose en que los adultos supervisemos en todo momento las actividades que hacen nuestros hijos”.

Tanto los padres como docentes y directivos de la comunidad educativo del JIN 8 se manifestaron muy agradecidos por los controles y sobre todo por las charlas con las familias que ofrecieron los profesionales y agentes del equipo sanitario.