Yolanda, la clorindense que se recibió de abogada en el Hospital Evita

Compartir

Se encontraba cursando la infección del coronavirus con sus dos hijos menores y su esposo; y rindió su última materia online en la habitación donde se aloja.

En el marco de una nueva conferencia de prensa diaria, el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID 19, dio a conocer la historia de Yolanda Alejandra Cabral, quien rindió su última materia y se recibió de abogada en el Hospital Interdistrital Evita.

Yolanda es oriunda de Clorinda, tiene 33 años y fue diagnosticada con COVID 19, junto con sus dos hijos de 6 y 7 años, el 22 de noviembre. Razón por la cual fue trasladada al Hospital Interdistrital Evita, donde también se encuentra cursando la enfermedad su esposo Juan, quien es médico cirujano en la Clínica Argentina de Clorinda.

Al momento del diagnóstico, Yolanda transitaba el último tramo de su carrera de abogacía, de manera online; y el 4 de diciembre, el día 12 de su internación, la mujer debía rendir su última materia para recibirse de abogada.

Por tal motivo, Yolanda pudo presenciar su último examen de manera online, desde la habitación del hospital donde se encuentra alojada transitando el periodo de infección por el coronavirus. Y al día siguiente recibió la noticia de que obtuvo excelentes notas y se recibió de abogada.

La flamante profesional pudo compartir el momento con su familia y el personal de salud que atiende en el nosocomio, que la acompañó en ese importante momento para la vida de todo estudiante universitario.

Desde el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID 19, felicitaron a Yolanda porque pudo concluir sus estudios universitarios, a pesar de su diagnóstico y sostuvieron que “nos llena de orgullo”.

“En esta situación que en otros lugares podría ser una situación triste, nos demuestra cómo la vida se impone al dolor. Nos llena de orgullo y esperemos que muy pronto pueda estar junto con su familia en sus casas compartiendo esta hermosa alegría que nos dio a todos los formoseños y formoseñas”, sostuvieron desde el organismo.

“Me llena de orgullo ser formoseña”

Por su parte, en diálogo exclusivo con AGENFOR, la mujer sostuvo que “no imaginaba recibirme acá” pero aclaró que se sintió muy acompañada “en este momento muy especial en mi vida”.

“Me siento completa y feliz por haberme recibido, no me lo esperaba así, pero lo pude hacer de la mejor manera, tuve toda la contención de las personas de acá, psicólogos y asistentes sociales. Constantemente nos están cuidando, controlando que estemos bien, que más allá de cuidar nuestra salud también se preocupan de nuestra salud mental, nos ayudaron muchísimo y estamos inmensamente agradecidos con todos”, expresó Yolanda.

Respecto a su estado de salud, la paciente dijo que “estamos muy bien en general” y que no presentan ningún tipo de síntoma.

“Hoy nos repitieron los hisopados así que estamos a la espera de los resultados negativos. Esto es más que nada esperar, tener paciencia, por nuestra salud y la de todos, para salir sanos y estar bien”, indicó.

También, relató cómo fue el proceso hasta ser diagnosticada y cumplir con el periodo de infección en el Hospital Evita y precisó que, en primer lugar, los llevaron a un centro de aislamiento en Clorinda y a su marido lo trasladaron directo al nosocomio porque dio positivo antes.

“En el centro de aislamiento nos atendieron muy bien, quiero recalcar y cuando dimos positivo, nos trajeron acá”, señaló.

Y agregó: “La verdad que la atención de enfermeros, médicos, personal de limpieza, no me quiero olvidar de nadie, porque nos hicieron sentir como en nuestra casa. Me llena de orgullo ser formoseña, te lo digo con la voz quebrada, porque es increíble los profesionales que tenemos acá en la provincia”.

Por último, la clorindense habló a sus comprovincianos y les pidió que “se cuiden” y “se quieran”.

“El virus existe y tenemos que ser más conscientes, cuidar a los nuestros. Quizás los niños no son los que tienen muchos problemas a la hora de transitar la enfermedad, pero las personas mayores sí y todos tenemos en nuestras casas a mayores”, manifestó.

Y concluyó: “Hay que cuidarse porque no sabemos a quién le puede tocar, con los cuidados básico podemos evitar el contagio”.