Compartir

El responsable de la cartera educativa brindó detalles de las etapas necesarias para la puesta en marcha del regreso a las aulas.

Durante una nueva conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, el Ministro de Cultura y Educación de la provincia, Alberto Zorrilla, detalló el esquema del regreso progresivo de clases en el territorio.

El mismo, inició este miércoles 12 de agosto con la inauguración del complejo educativo en Cruce La Picadita, de Villafañe a cargo del gobernador Gildo Insfrán en videoconferencia con el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta.

“Se eligió comenzar por las zonas rurales, escuelas que tienen bajo riesgo por el tránsito que existe en la zona o el paso de camiones o de tránsito de otras provincias, porque tienen pocos alumnos y las instalaciones edilicias cumplen los requisitos exigidos”, sostuvo el funcionario provincial.

Y continuó: “El Gobernador eligió este día, también, como un símbolo más fuerte todavía, por la significancia que tiene inaugurar tres escuelas nuevas en el ámbito rural. A esta escuela concurren 128 alumnos, entre jardín, primaria y secundaria”.

En ese marco, el titular de la cartera educativa expuso que el proceso de retorno al aula tuvo varias etapas: “Una fue la elaboración del protocolo que se hizo en forma conjunta con los compañeros de salud y seguridad. Está todo en orden y aprobado; después fue determinar más o menos, digo así porque no es fijo, cómo era el modo de retorno al aula, quiénes iban a volver, de qué manera, si todos los días, parte del día, para que no haya aglomeración”.

El siguiente paso fueron las reuniones con los directores de los establecimientos rurales en cada delegación. “Llevamos reunidos más de 14 delegaciones zonales y hemos conversado con directores de 408 establecimientos, lo que significan 9.783 alumnos, nos pusimos de acuerdo con los directores y cada uno expresó de acuerdo a su realidad la forma en que quería volver al aula”, señaló.


Y especificó: “Algunos hacen el primer ciclo lunes y miércoles; el segundo ciclo los martes y jueves y dejan el viernes como para alguna recuperación o afianzamiento de los saberes”.
Además, el titular de la cartera educativa, señaló que se hizo coincidir los horarios con los del comedor y que muchos decidieron empezar “un poco más tarde” para que los alumnos puedan almorzar y volver a sus casas sin tener que regresar a la escuela.

“Son clases de apoyo, la presencialidad para nosotros es muy importante y para aquellos que no puedan volver, se seguirá con la forma de asistencia pedagógica a distancia”, manifestó.
El siguiente paso que es el que comenzó esta semana y se está efectivizando: que los directores de cada escuela con los docentes y los padres de sus alumnos, se reúnan para hacer acuerdos.


La asistencia no es obligatoria

“Hay un punto fundamental: la asistencia de los niños no es obligatoria, si hay padres que prefieren que sus niños no regresen al aula, lo pueden hacer. Se va a seguir asistiendo pedagógicamente a estos niños como se venía haciendo hasta ahora. Aquellos que quieran llevar a sus chicos, optan por el modo con que se pongan de acuerdo en la escuela con sus docentes y directivos. No es obligatorio que los padres lleven a sus niños a la escuela”, aclaró.

Del mismo modo, los docentes que “se sientan que están en las condiciones que marca el DNU presidencial, que fue ley después, en las dispensas para no asistir al establecimiento por edad o por algunas patologías que puedan poner en riesgo su salud con el COVID”.

“Esos son trámites fáciles que tienen que comunicar y, en caso de enfermedades, tienen que recibir la anuencia de la auditoria médica de la provincia, que está en funcionamiento y se hace por vía remota. Los mayores de 65 años, nada más que con la edad”, fundamentó.

Y remarcó: “Eso no quiere decir que no trabajen, porque es una dispensa para ir al establecimiento, lo pueden hacer por vía remota a través de sus domicilios. Es cuestión de organizarse nada más, cada escuela tiene la libertad de organizarse como estiman que van a rendir mejor en sus servicios educativos”.

Por último, el ministro reiteró que “se va a ir haciendo en forma progresiva” y en este momento” se están entregando los conjuntos de elementos de sanidad, como alcohol en gel, lavandina, todo lo que corresponde según el protocolo” como también, “la capacitación de los docentes de poner la mirada en sus alumnos y colegas para advertir cualquier señal, signo, que pudiera hacer sospechar que estuviera infectado o signos de coronavirus e inmediatamente se pone en contacto con la autoridad sanitaria del área programática correspondiente y ellos tomarán las medidas que crean convenientes”.

“Así que estamos en la escuela, en alerta, pero brindando el servicio de presencialidad que es lo más importante”, concluyó el ministro de Educación, Alberto Zorrilla.